Cielo, nubes, el verde de los árboles y el prado, y delante, ocupando gran parte de la tela, la vaca. Esta vez ya no era el paisaje con vacas, sino, la vaca con un esbozo de natura al fondo de la tela. Un animal ya más retratado, donde quien la había visto, podía llegar a reconocer.